El ponente ha vuelto

Cuando uno crea una empresa, es necesario hacer un análisis de mercado para ver, básicamente, qué está haciendo la competencia y en qué líos te vas a meter. Cuando uno crea un blog (o bitácora) es más o menos lo mismo, especialmente si es temático. En mi caso, y dado que este blog pretende tratar sobre poesía, me zambullí y sigo zambulléndome en blogs poéticos, algunos de los cuales ya seguía, algunos otros han sido felices descubrimientos.


Otro día haré una clasificación sobre los tipos de blogs que uno puede encontrarse en la blogosfera. Lo que quiero hoy es compartir con vosotros la gran alegría que me he llevado hoy: el regreso de un blog que creí hace tiempo acabado. De hecho, en el listado que podéis encontrar a la derecha con enlaces a algunos de mis blogs favoritos, nunca llegué a incluirlo dado que pensaba que ya no más. Sea como sea, el ponente ha vuelto. Se trata de un blog con poquitas entradas, pero que tiene mucho que ver con mi visión cómica de cómo está el patio serapio de la poesía. Os recomiendo, por tanto, que entréis en él. Como muestra, un botón desternillante que estaba en mi mente mientras hacía esto. Comienza así:




“Tiende el aspirante a poeta, para poder autoconsiderarse como tal, a hablar mucho. Del tiempo, de libros, de fútbol, de la vida y milagros de sus heroes, de la vida y milagros de gente que no conoce, de paises que no podría situar en el globo terraqueo y, generalizando, de todo. La cuestión es pronunciar una palabra más que el resto de interlocutores juntos. Los poetas hablan mucho. No aprecian en su justa medida la tan famosa belleza del silencio. En realidad no es cierto que el silencio sea bello -todos sabemos que el silencio es tenso-, sino que el interés de lo pronunciado suele ser tan escaso que el aprecio por el vacío suele crecer en proporción directa con el número de palabras que el poeta expulsa.

Es justo entonces que, ya que el poeta debe hablar sin descanso, su obra sea condensada en versos breves y poemas minúsculos. La razón es sencilla. Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Lo malo, por favor por favor, que sea breve.”




El resto de la entrada está aquí. Se admiten comentarios.


Y ahora me marcho, que en un rato estaré, como ya sabéis, aquí. Espero que vosotros también.

Anuncios

2 pensamientos en “El ponente ha vuelto

  1. el ponente ha vuelto!! qué gran noticia Ernesto, gracias por el anuncio! y qué bueno encontrarte por aquí, no conocía tu blog, me lo guardo para no perderlo de vista.

    sobre lo de escribir, te oontestaba en mi blog que es cierto que no estoy escribiendo nada (lo cual empieza a generarme una ligera tensión -implícita pero in crescendo-) aunque supongo (espero) que se debe a que estoy pintando mucho y no puedo pensar en otra cosa. en breve subiré un blog nuevo con “chinchetas ilustradas”.

    espero que nos encontremos, con puerto o sin él.
    me ha alegrado mucho leerte.

    abrazos
    B.

  2. La vuelta del ponente (aunque sólo haya sido una entrada publicada en enero) es una verdadera satisfacción. A ver si esto implica cierta continuidad, porque hacen falta cosas así.

    Yo he estado con esa ligera tensión (bueno, no tan ligera) hasta hace relativamente poco. Pero si es porque estás pintando no le des importancia. Estoy esperando las chinchetas ilustradas.

    Y sí, seguro que nos encontraremos pronto. Con o sin puerto.

    Más abrazos para ti,

    H.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s