Monstruos de infancia



El payaso con dientes afilados,
el ogro comeniños que descansa
bajo la cama, la bruja piruja
con el diablo y el hombre del saco,
el gato del infierno de ojos rojos,
el vampiro escondido tras la sombra,
la sombra reflejada en el espejo,
el espejo en que veo el funeral
del niño que murió haciendo la ouija,
la chica autoestopista de la curva,
Verónica, el espíritu del hombre
que vivió en esta casa hace diez años,
la cabeza cortada sobre el coche
donde, aterrorizada, está la novia
que escucha las noticias por la radio…


La noche es el lugar donde se juntan
monstruos, miedos, fantasmas, fantasías,
leyendas, invenciones y demonios
en un lugar realmente espeluznante:
la puerta del armario que no cierra.


(Siempre llega el remedio más dulce y oportuno:
el padre, sonriendo, trae un vaso de agua.)




Nota: Gracias a todos los que el martes pasado os acercasteis a Bertrand. Fue una tarde preciosa. Aitor, el próximo eres tú.

Anuncios

Un pensamiento en “Monstruos de infancia

  1. Pingback: Fin de semana « Ernesto Filardi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s