Reencuentro

Es fácil ciertas noches encontrarme
como quien descubre su alma en una pecera
y canto y sufro y beso las paredes
cediendo el tiempo a lo que siempre pierdo
y te sueño y me muero y te evaporas.

Libros que pesan como suspiros pasados,
historias que recuerdan lo que ha sido,
cerillas que se apagan sin prenderse.

El canto general no siempre acierta
y hay veces que un silencio me aterra
y hay silencios que llaman al llanto
y hay llantos que secan las montañas.

Duermo o no, quién lo sabrá si no me llamas
a preguntar por alguien que eleve tu voz
hasta más arriba de los armarios donde
habremos de guardar sin dudarlo
los anillos de nácar y las cuerdas.

Descubrir que es posible amarte sin poemas
ni nadie que idolatre la amargura
que de siempre ha acompañado a la ignorancia
y al verte reposar entre franelas.

Aprender a mirar ya sin postales
ni canarios ni adoquines ni contratos.
Contar el tiempo por velas,
por canciones o por besos
o por valses teñidos de agridulce
y saber que las agujas no son nuestras,
que fabrican un aroma para otros destinos.

Si tan solo pudiera hacer un agujero
en que tú te mostraras como eres,
como sé que debes ser en la penumbra,
imaginándome y nombrando mi nombre
como si siempre fuera este ahora mismo
y tus pisadas pudieran anunciarse.

Tan solo has de llamar a cien guardianes
que quieran expulsarme o engatusarme.
Aquí estaré desnudo y algo cabizbajo
pero con un futuro que aguarda tus barajas.

Desliza tu azafrán entre las servilletas para siempre
o permite que al menos mis delirios
permitan descifrar tu anatomía,
y así bailar por siempre en la marea,
hasta que el océano haga sonar sus campanadas.

(Nota: Lo escribí hace muchos, muchos años. Hoy me lo he vuelto a cruzar, y quería compartirlo con vosotros, aunque sólo sea porque llevo no sé cuantos sonetos seguidos en el blog. Se admiten/ruegan comentarios.)

Anuncios

Un pensamiento en “Reencuentro

  1. Jooo… y yo que estaba encantada con la sucesión de los sonetos ya que desde mi ignorancia había llegado a pensar que los poetas contemporáneos ya no hacíais esas cosas :p

    Cuando en el Instituto y después en la Facultad leíamos poesía el proceso tenía dos partes.
    La lectura técnica, metáforas por aqui, métricas, metonimias por allá…. y después pasábamos a la Interpretación, sobra decir que era lo más divertido porque biografía del poeta en mano cual psicoanalistas se intentaba descifrar qué quería decir exactamente cuando decía lo que decía. Entonces pensaba que si hubiesen aparecido los autores quizás se habrían sorprendido de nuestro exceso de imaginación.
    Ese método de estudio y esa idea de estar leyendo “en clave” es lo que me distanció un poco de la Poesía. Porque me resultaba difícil leer por placer ya que siempre me quedaba la sensación de estar dejando de captar algo esencial que el poeta había escondido entre sus versos.

    Dicho lo cual, (que no sé exactamente a qué venía :p) y ya que el poeta ruega comentarios, quiero decir que el paso del tiempo le sienta mucho mejor a su poesía.

    Que me alegro de que sea un poema de hace muchos, muchos años porque me creaba un poco de angustia la imagen del poeta dando vueltas en la pecera y un poco de frustración las cerillas que no llegan a encenderse.

    Saludos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s