Apología de la epístola

Cuando es tan excesiva la distancia
que impone a nuestros besos tanta ausencia,
llamarte es un error, pues, con frecuencia,
lo que te digo no tiene importancia.

Mandarte un mail carece de elegancia
y no me lo permite mi conciencia,
= q m prece 1 mprdncia
1 sms sn sstancia;

un fax es una cosa poco tierna,
un telegrama (stop) es muy lejano,
y excesivo enviar un mensajero,

pero una carta, al fin, es más eterna,
y el eterno mensaje de mi mano
sinónimo será de mi “te quiero”.

Anuncios

Un pensamiento en “Apología de la epístola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s