Como quisiera ser aquel poeta…

Cómo quisiera ser aquel poeta
que escribió o escribirá ese verso exacto
que ha de lograr con sólo su contacto
dibujar tu sonrisa más completa,

o ser ese valiente cuya meta
es que su agua y tu fuego hagan un pacto,
o que la simple magia de tu tacto
me convierta al instante en tu profeta.

Poder, igual que un príncipe de cuento,
lanzar un sortilegio prodigioso
que derrame su ardor mientras te llama…

(Tendrás que disculparme, amor. Lo siento.
Aunque intente ser todopoderoso,
yo sólo soy el hombre que te ama.)

Anuncios

Un soneto de Aldana

“¿Cuál es la causa, mi Damón, que estando
en la lucha de amor, juntos, trabados
con lenguas, brazos, pies y encadenados
cual vid que entre el jazmín se va enredando

y que el vital aliento ambos tomando
en nuestros labios, de chupar cansados,
en medio a tanto bien somos forzados
llorar y suspirar de cuando en cuando?”

“Amor, mi Filis bella, que allá dentro
nuestras almas juntó, quiere en su fragua
los cuerpos ajuntar también tan fuerte

»que no pudiendo, como esponja el agua,
pasar del alma al dulce amado centro,
llora el velo mortal su avara suerte.”

(Francisco de Aldana, recordándonos en un diálogo entre dos amantes que el Renacimiento también era erótico.)

Mis ojos

Hay un buey manso y moribundo que mira por mis ojos
el destino que le aguarda y no sospecha.
Si me miro al espejo descubro
otro día más, otra sombra más,
mi mirada hueca, distraída
(reflejo de la ruina de mi reino maldito),
mientras él barrunta, sosegado, el aroma de hacha
que flota en el vahído de un matadero diario.

Hoy, estreno

Lamento anunciar con tan poco tiempo (por no decir ninguno), pero el personaje que tengo en esta obra tiene mucho texto y he tenido que estar encerrado estudiando.

En fin, que hoy se estrena en La Galera una muestra de los alumnos de interpretación teatral, donde yo colaboro. El texto, para quien no lo conozca, es una delicia. Y el montaje, a cargo de Iria Márquez, es una delicia. Si alguien quiere pasarse, en el cartel están los datos.

La próxima semana colgaré el cartel del próximo estreno de la Compañía de Teatro de la UAH: Antígona, de Sófocles, en versión y dirección mía. Podéis ir apuntando en vuestras agendas que será el 18 de junio en Guadalajara y el día siguiente en Alcalá. Y no juega la selección, así que no hay excusas.

Sueña en la calle…

Sueña en la calle con otras nostalgias
que vuelvan como entonces, nauseabundas,
repletas de luciérnagas inertes
que nunca habrán de darte luz ninguna:
olvidas que entre todas las batallas
hay una, quizás dos, poco frecuentes,
y en la noche hay llamadas que se prestan
a comer de tu mano como alondras.

Voy a romper el muro de los muertos
y ver cómo de nuevo se construyen
las calles, las estufas, los dinteles
y los nervios que cierran una mano
en el momento justo de probar la derrota.

Quizás mientan las charcas o los ciervos
y nunca ha habido estampas ni claveles,
quizás es todo esto un simple nido
en que, mudos aún, nos esfumemos.
Has de buscar, no tardes, otros ríos
en que pueda tu afán humedecerse
y teñirse de almíbar a cantar versos frescos,
a pulir los rosales de la noche marchita.

Serán estrellas siempre lo que cuentes;
útil serás a todas, no lo dudes.
Mas piensa en no pensar, vuelve de lado
los ojos a los trinos de la mente,
sacude el polvo a miles de conceptos,
destroza sellos, frases, palcos y palacios,
no vaya a ser que un día te descubras
transformando elefantes en sombreros.