La carta de Olivia

Estimado duque Orsino:
quisiera que el escribiros
esta carta
sea, más que un desatino,
un buen modo de deciros
que estoy harta

de vuestras torpes misivas,
vuestras salidas de tono
y embajadas,
vuestras formas agresivas
y miradas con encono
desbordadas.

Sé que vuestros sentimientos
hacia mí son delicados
y sinceros,
pero vuestros movimientos
son crueles, maleducados
y groseros.

¿A qué vienen los insultos,
las descalificaciones
inauditas?
¿A qué los textos ocultos,
las quejas y reprensiones
gratuitas?

¿A qué vienen los reproches,
la insolente bofetada
que desprecia?
¿No entendéis que por las noches
me hacéis sentir humillada,
sola y necia?

¿Cómo queréis pretender
convertiros en el dueño
de mi mano?
Sin duda debéis creer
que el amor es como un sueño
de verano.

Decís que vuestra alma siente
que me alejo y que lamenta
mi crudeza;
me hiere profundamente
ver que no tenéis en cuenta
mi tristeza:

mi hermano ya está en la gloria
y yo sólo pienso en llanto,
pena y duelo;
el dolor me trae memoria
de mi padre y no levanto
ningún vuelo.

Por supuesto que pretendo
recuperar el arrullo
de mi risa,
pero ahora sólo entiendo
que he de hacerlo con orgullo
mas sin prisa.

Con esto, vuestro tormento,
vuestras cartas, vuestro llanto
y embajada
fracasarán, y lamento
que estéis preocupándoos tanto
para nada.

Si queréis hacerme fuerte,
fresca, juvenil, dichosa
y radiante,
si queréis gozar la suerte
de convertirme en la esposa
más amante,

olvidad lo que os enoja,
no penséis más en lo malo
y, en esencia,
dejando atrás la congoja,
disfrutadme si os regalo
mi presencia.

Así que, Orsino, mi amor,
(no pienses que el sustantivo
va a otra parte
más que no sentir rubor
teniendo como objetivo
tutearte)

para reírnos de todo
y evitarnos el tormento
del olvido,
mímame; mas, sobre todo,
aplícate bien el cuento
que te pido:

En todas las relaciones
de amor existen derechos
y deberes.
No te exijo obligaciones,
pero sí mostrar con hechos
que me quieres.

(Es un poema mío sobre una obra de teatro que me encanta. Premio al que la adivine sin consultar en google.)

Anuncios

3 pensamientos en “La carta de Olivia

  1. ¿Pero como es que recibo este poema tan hermoso hoy, cuando ayer me llamaste desde unas de las playas del Mediterráneo? Y no nos dirás que en estos pocos días que ibas a descansar y a darte unos cuantos chapuzones en el mar te has llevado el portátil y estas dale que dale al teclado escribiendo versos. No tienes remedio. Un abrazo, Connie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s