Marco Polo


Para Luna Paredes

Hace ya tantos años que soñé que comenzaba este viaje
que ahora no recuerdo ni el motivo ni el destino.
Pero me encuentro aquí, dos continentes más allá,
en esta ciudad dorada cuyos ríos son deidades,
esta ciudad caótica y sensible cuya historia se escribió desde el silencio,
esta ciudad desnuda cuyo nombre tiene ásperos sonidos que no sé reconocer.

No es este, sin embargo, el lugar más admirable de la tierra;
el camino ha sido largo y la belleza, una constante bendición:
he descubierto bosques avanzando hacia las costas,
he sentido latir la compasión de antiguas ruinas imperiales,
he conversado con imágenes de dioses sonrientes
que reniegan de castigos y culpables,
he visto el despertar de las luciérnagas, la aurora boreal,
las danzas con antorchas en las noches del desierto,
la lágrima orgullosa del jinete, del pastor y del maestro.
Ante mí se han desplegado sin cesar la Tierra, el Agua, el Fuego, el Aire y el Metal
en dirección a los seis puntos cardinales del Espacio.
He conocido mucho más de lo que muchos creen que es mucho
y toda esa belleza es ahora parte de mi piel.

A lo largo del camino he compartido pan, anécdotas y sueños
con docenas de personas que quizás ya no veré.
Personas como yo que en un momento delicado
se cruzaron en mi vida. O yo me crucé en las suyas, no lo sé.
Amistades efímeras e intensas
gracias a la certeza de que es algo temporal.
Con ellas aprendí que el hombre es bueno,
que en poco tiempo se puede ser bastante para otro,
que la verdad no es nunca un dogma inamovible
que debamos acuñarnos con mayúsculas doradas e indelebles
sino un concepto amplio y permeable
dispuesto a cobijar a quien reniegue del cuchillo y la calumnia.

Soy un hombre afortunado en el sentido más hermoso que conozco.
Soy un hombre afortunado, aunque el precio de esta dicha
sea el no poder jamás abandonar esta nostalgia
que me empuja a echar de menos siempre a alguien.
No sólo a mi familia o a mis amigos de infancia.
También al mercader que cada día con un guiño
me ofrecía una bebida de textura inesperada,
o al chico sonriente que me hizo sonreír durante meses
creyendo que sabía saludarme en mi idioma.
Me encuentre donde me encuentre, en casa o fuera de ella,
siempre me faltará alguien. Es así.
Y sin embargo, ya lo he dicho, soy un hombre afortunado.

No es esta, por lo tanto, la ciudad que yo buscaba
– la más querida es aquella donde ha de estar mi tumba
y quiero pensar que aún no he conocido la ciudad más fascinante-,
pero aquí me he encontrado una rutina sosegada.
Ya no me fascina todo, pero no soy un intruso.
Me invitan a sentarme con ellos mientras comen
y conozco las palabras necesarias para ser agradecido.

No es esta la ciudad que yo buscaba.
Y sin embargo aún no sé cuál de todas estas calles,
estas voces y sonrisas que ahora son mi día a día,
será la que provoque, cuando esté ya entre los míos,
mi deseo incontrolable de volver a estar aquí.

(Foto: http://supermelion.com)

Anuncios

10 pensamientos en “Marco Polo

  1. Un corazón y un talento así dan para recorrer y descubrir muchas ciudades, dan para unas cuantas vueltas al mundo… Sigue regalándonos tu vida mediante tus palabras, por favor.

  2. Queridisimo Ernesto: Con este poema has sabido transcribir los sentimientos mas profundos que todos los que viajamos tenemos en lo mas recondito de nuestro corazón. Si, siempre se echará de menos a las personas que se cruzaron aunque por breves instantes, en nuestro sendero. A veces la catalogamos como de anecdóticas, pero aunque solo hayan sido un vendedor ambulante o un camarero, han calado un poco en el barro fresco de nuestra alma, y ahi ha quedado su huella, como en el famoso bulevar de Los Angeles, que las pisadas son de los denominados “FAMOSOS” o “ESTRELLAS”. Todos somos de alguna manera famosos, o estrellas, segun sea quien nos contemple.
    Sigue acumulanado huellas y recuerdos en los miles de senderos del mundo. Marco Polo somos todos. Besos, Maria

  3. Pingback: Sin hacerse daño | Ernesto Filardi

  4. Pingback: Felicitaciones de Navidad | Ernesto Filardi

  5. Pingback: Las dos caras de la moneda | Ernesto Filardi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s