Erbarme Dich, meine Liebe

51HK8Dg4jbL._SY355_

 

Erbarme dich, Mein Gott,
Um meiner Zähren willen!
Schaue hier, Herz und Auge
Weint vor dir Bitterlich.
Erbarme dich, Mein Gott.

Acariciándose, desnudos ambos
con la ternura a flor de piel, buscando
limpiar de sus conciencias todo aquello
que una vez ensuciaron con rencores
cuando fueron pareja.

Por el aire, de algún sitio llegaba
una pasión de Bach que asemejaba
la muerte del Señor y la esperanza
de su resurrección
con la de aquel amor suyo que ahora
yacía entre penachos de ternura,
retales de dolor no compartido
y nudos de pasión sin esperanza,
eterno agonizante.

Con nervios acerados y dispuestos
Jesús de Nazaret era apresado
en el momento justo en que sus dedos
prendían cada punto de sus cuerpos
despertando la lumbre de otros días,
Getesemaní ardiente de recuerdos.

Se preguntaron luego uno a otro
-pues habían marcado como pacto
entre los dos completa confianza-
si alguien ocupaba ya ese hueco
que se horadaron mutuamente entonces,
y aunque ambos portaban nuevos sueños
y otros labios dormían en sus ojos,
decidieron mentirse sin saberlo
y tres veces negaron sus deseos
guardando sus traiciones y rompiendo
por tanto su promesa.

Entonces el teléfono sonó
y ella respondió al instante.
Mientras ella reía, Pedro se lamentaba.
De sus labios surgían frases como:
“¿Cuándo nos vemos? ¿Por qué no dormimos
juntos? ¿Y qué tal te viene esta noche?
¡Tengo unas ganas de estar a tu lado…!”

Un violín subrayaba la tensión
mientras daba cobijo a una contralto
que acentuaba el eco de sus almas.

Él, que por cortesía cambió de habitación
cediendo intimidad a quien no conocía
(alguien que con su voz
le hacía sonreír sinceramente
de una forma que él no recordaba)
se vistió con desdén mientras pensaba
lo absurdo y lo patético que era
todo aquel cambalache,
marcando en su interior punto final
a la vez que se ataba los zapatos.

Al despedirse, sólo besos fríos
(sin duda aún peor que los de Judas)
dejaron que adornaran sus mejillas
y evitar así que, en vez del cuerpo,
terminaran prendiéndose las almas
sufriendo entre los dos otro calvario.

(Nota: este poema se encuentra en mi poemario Penúltimo momento. Hoy, Viernes Santo, @misspasternak ha escrito esto en Twitter y me he acordado de él. Así que aquí os lo dejo. Os recomiendo que lo leáis escuchando la música original en la que se basa el poema y que es la del vídeo que os he puesto. Feliz Viernes Santo y feliz Pésaj)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s