La nueva Penélope

Para Florentino Ariza, maestro

El día en que Penélope no quiso
seguir con su costumbre tejedora,
escogió de su armario aquel vestido
cortado en telas mágicas y alegres
y pidió a su doncella que anunciara
que la reina quería diversiones.
Brotó entonces en Ítaca la danza
y el teatro y el canto y la poesía.
Penélope reía como nunca
desbordándose toda de alegría,
y era un prodigio verla entreteniendo
la fiesta con sus frases ocurrentes:
“Lo malo de casarse con un héroe
-decía a sus amigos más cercanos-
es que emplea sus fuerzas en batallas
que no tienen que ver con mi hermosura”.
Y de repente iba hacia la orquesta
para pedir el ritmo chispeante
de una canción entonces muy de moda
que hacía las delicias de la gente
“collige, virgo, rosas”, y bailaba
con locura la polca no inventada,
y en brazos de otro hombre halló el consuelo
de verse, con sus años, deseada.

Hasta el día en que Ulises llegó a puerto
y el aire se inundó de dalias frescas,
pues el amor eterno nunca muere
aunque a veces disfrute entre la espera.

La nueva Penélope(Nota: Este poema forma parte de mi poemario “Penúltimo momento“)

Anuncios

Futuro imperfecto

Perdido, despistado, camino por la noche
como un pobre ratero que roba tapacubos
creyendo, en su inocencia, que así saldrá del hoyo,
y a cada paso pienso dónde está la salida
de este tremendo absurdo, de este mérito incierto,
que no seré perfecto y que jamás lo he sido,
o si valdrá la pena querer llegar a serlo.

Afortunadamente, es al llegar a casa
cuando caigo rendido y me dices en sueños
que todo está tranquilo, que duerma sin problemas,
que un amante perfecto tampoco es lo que buscas,
que vas a conjugarme tu amor en imperfecto
y que el futuro entonces será nuestro por siempre.
Me dices “te amaré”, y yo, por fin, descanso.

city-street-night-rain

(Nota: Este poema puede encontrarse en mi poemario “Penúltimo momento“)

Madame Godot

Acaba la función, los bravos cesan,
y según el telón cierra la sala,
la esencia de Estragón muere y exhala
los lamentos de amor que tanto pesan.

Ella no ha vuelto y los sueños regresan
mordiendo el corazón en hora mala.
Mientras, los invitados, con gran gala,
riendo en el vestíbulo se besan.

Y el actor por dentro se hace viejo
pues su alma se torna en elegía
a aquel tiempo brillante como el oro.

Se limpia el maquillaje en el espejo,
abre la puerta hacia la calle fría
y de nuevo hace mutis por el foro.

Madame Godot

(Nota: Este poema puede encontrarse en mi poemario “Penúltimo momento“)

Dante

Fue soberbia pensar que te tendría
destinada por siempre a mi destino.
La gula, por su parte, no previno
que tus labios sin pausa yo querría.

La envidia apareció en el mismo día
que soñaste el calor de otro camino.
La ira, entonces, vino como vino,
y quebró los espejos de agonía.

Fue lujuria el recuerdo de tu espalda,
me durmió en tus laureles la pereza,
la avaricia prohibió cualquier empate.

Así, siguiendo el guiño de tu falda
he cruzado el cartel que, frío, reza:
“Lasciate ogni speranza voi che entrate.”

(Nota: Este poema puede encontrarse en mi poemario “Penúltimo momento“)

La buena estrella

Todo aquello que en mí anduve buscando
estaba traicionando aquella noche.
Con duda y con reproche, mas sin pausa
como un matón de causa intolerable,
se me cruzó algún cable releyendo
aquel montón tremendo de señoras
vendiendo amor por horas a cualquiera
que pagando acudiera a sus servicios
desvelando sus vicios más secretos.

Con los dedos inquietos pulsé el timbre.
Desde un sillón de mimbre, la madama
me condujo a la cama sin paciencia,
y, con su sabia ciencia, al sonreír,
me propuso elegir entre tres nenas
que ocultaban sus penas malamente.
Quise bajar la frente, pero ellas,
instruidas doncellas en lo suyo
soltaron un murmullo aprobatorio
quemando el purgatorio de mis males:
tres mujeres fatales ahí delante
con un frío talante malherido.
De la primera, Olvido se llamaba,
creo que me asustaba su figura
de vetusta escultura contrahecha.
Atrás, a su derecha, había otra
que aun siendo mejor potra, parecía
regarme de agonía con su tacto.
Nervioso, cerré el pacto con Estrella,
que no era la más bella; sin embargo,
en besos por encargo era precisa,
y un no sé qué en su risa dulce y clara
consiguió que pagara sin recato,
cobrando por un rato diez billetes.

Experta, con arietes en el alma,
me desnudó con calma tras decirme
que cumpliría firme mis deseos
sin prisas ni rodeos, que en la cama
le gustaba ser dama cumplidora
y que hasta que la hora nos llegase
daríamos desfase a nuestros fuegos.

Como en lucha de griegos y troyanos
precipité mis manos en su pecho,
y ella, reina del lecho y sus hechuras,
en mil y una posturas se ofrecía
a la vez que pedía que la entrara
mirándole a la cara con lujuria.
Su desatada furia enfurecida
colmó cada embestida de coraje,
y al soltar lo salvaje de mí mismo
forzando un cataclismo en mi interior
(sabiendo que su ardor era ensayado
y su gesto excitado un burdo engaño)
me provocaba daño darme cuenta
que la carne nos tienta de tal modo
que lo destruye todo cuando pasa,
que el amor sí fracasa algunas veces,
que siempre te mereces el infierno
cuando cambias lo tierno por lo adusto.
Pero era tanto el gusto que por fuera
causaba la ramera en mis sentidos
llenando de gemidos mi pesar,
que no pude aguantar ya ni un momento:
rendido y sin aliento acabé el trato.

No hubo pasado un rato de demora,
cuando vi que era hora de marcharme.
Al punto de asearme, la vi quieta;
su oscura silueta de palillo
fumaba un cigarrillo largo y caro.
Mirando sin descaro mi pellejo
me regaló un consejo clandestino
que hizo mi destino comprender:
“Olvida a esa mujer: no te conviene.”

Aún hoy me retiene el pensamiento
recordar ese acento caribeño
que, con mínimo empeño y sacrificio
regresaba a su oficio de fulana
mientras yo, con desgana y desamor
bajé en el ascensor, la cara seria,
llorando de miseria por tu adiós.

(Foto: montecarlodailyphoto)

 

(Nota: Este poema pertenece a mi poemario “Penúltimo momento“)

Casandra

Con tu gran clarividencia,
sibila desprestigiada,
no viste en lo nuestro nada.
Mas me pudo la impaciencia,
y, a pesar de tu advertencia,
al caballo abrí la puerta
sin estar la mente alerta
de cualquier posible daño.
Ese amor nuestro de antaño
es ahora Troya muerta.

(Nota: Este poema puede encontrarse en mi poemario “Penúltimo momento“. La foto es de greyguardian)

Ellas. Sextina a lo intangible

Hay chicas que resurgen de la niebla
trayéndote el almíbar de la luna
que hará que resucites aquel sueño
que hace tiempo enterraste muy al fondo:
son esas que aparecen una noche
al fondo de una barra en plena risa.

Hay otras, que, escondidas tras la risa,
despluman fríos pájaros de niebla
al morirse las luces de la noche,
que no cantan boleros a la luna
porque están convencidas que, en el fondo,
despertarán un día de su sueño.

Hay chicas que te roban hasta el sueño
al salpicarte entero con su risa;
de repente te calan hasta el fondo
dejando entre los huesos como niebla
y luego se evaporan con la luna
rompiendo calendarios en la noche.

Hay otras que te duran una noche
para ayudarte a conciliar el sueño:
tú le prometes todo, hasta la luna
-procura no morirte de la risa-,
que ya verás que son de triste niebla
y están todas vacías en el fondo.

Hay chicas que te arrastran hasta el fondo
despiertas por el día y por la noche,
que te inyectan canela entre la niebla
destrozando con saña cualquier sueño,
que llegan a aterrarte con su risa
de dientes antipáticos de luna.

Hay otras que residen en la luna
porque no tienen nada por el fondo,
que a veces te dedican una risa
y que temen salir ya muy de noche;
es normal que estas tengan algún sueño
que luego se confunda entre la niebla.

Pero otras son la luna entre la niebla,
un fondo de violines cada noche
y un sueño en la frescura de una risa.

(Nota: Este poema puede encontrarse en mi poemario “Penúltimo momento“)